23 de mayo de 2008

El valor de un buen consejo

Todos sabemos lo odiosos que son los consejos no solicitados y cómo la gente disfruta de darlos, más por satisfacción personal que por beneficio ajeno. Sin embargo, las que andamos por Internet también sabemos apreciar los buenos oficios de San Google y de muchos foros o blogs que nos llegan con la palabra justa, en el momento adecuado. Como ya he dicho antes, en este camino he aprendido mucho, pero la mayor parte de esas enseñanzas son tan útiles en esta vida, como saber deshojar una margarita. No creo que me diga San Pedro, el día que le vea la cara, “la verdad que no suelo dar cartas de recomendación, pero con la mano que tenés para poner agujas y la paciencia que tenés con los médicos, te mereces medalla de honor y 2 años menos de purgatorio”.

Sin embargo, hay algunas palabras que me hicieron bien, otras que me ayudaron a centrarme y algunas más que hubiera deseado tener en algún momento de este camino y nunca tuve. Muchas mujeres me escriben e-mails pidiendo consejo y yo, a veces, me debato entre ser totalmente honesta o echar un balde de pintura rosa a mis, a veces, agrios comentarios. Obviamente, opto por lo primero porque no sé cómo hablar con flores y debe ser que la sinceridad está bastante bien cotizada últimamente porque sino, no se explica una como me vuelven a escribir (y sin insultarme).

Para alguien que recién comienza este duro camino le diría que es vital rodearse de un buen equipo de apoyo médico (el mejor especialista en reproducción que puedan, un andrólogo, un hematólogo, un buen laboratorio); que no hablen del tema con aquellos que pueden reprobar sus actos y que nunca pero nunca, descuiden a su pareja empós del sueño maternal. Cada uno lleva el dolor a su modo, pero el sufrimiento es común, el proyecto es de los dos y nadie en el mundo los va a entender y aceptar como lo hacen ellos.

Sin embargo, el mejor consejo que puedo dar a aquellas que pasan por los “años negros”, los de desesperanza perpetua y primeras frustraciones, es que, hagan lo que hagan, sepan que todo va a pasar. Aunque no se vea. Aunque no se crea. Y ya que todo tiene su ritmo, incluso el dolor, y que esos tiempos son distintos de los nuestros, lo menos que podemos hacer es intentar una sonrisa. Aunque sea forzada. La infertilidad, igual que, supongo, todas las enfermedades, son invasivas. Te imponen horas, fechas, tiempos de espera; te inundan de medicamentos, te llevan los médicos a la cama; te hacen sentarte en las posiciones más inesperadas; te hacen tener frío en los hospitales y dormirte a la fuerza en los quirófanos; te empujan, te retienen, te reprimen, te angustian. Y aun, a pesar de todo eso y quizá por eso mismo, es necesario dejar todo a un lado y continuar siendo feliz. Aunque sea tan difícil de ignorar como un elefante pintado de verde y sentado al lado del camino, agitando una bandera roja, es necesario secarse las lágrimas, servirse una generosa copa de Torrontez y sentarse en un buen sillón, mirando el atardecer en buena compañia. Porque la vida es corta. Y no se repite.

¿Cuál es el mejor consejo que pueden pasar, de todas aquellas lecciones aprendidas con la puta infertilidad?


Blogalaxia Tags:

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Dana: me gustó mucho tu post. Hace mucho que te leo pero nunca te escribi. Hace varios meses que buscaba un bb, y nada. Fui al médico y en unos estudios detectó prolactina alta. Me dio una medicacion y me dijo que la tome y si no hay novedad, que vuelva en 6 meses. Primero pense: que bueno, con esta pastillita lo soluciona!!! Y después: y si tomo la pastilla y aun asi no pasa nada?? Habré perdido otros 6 meses?? Ahora me encuentro en esa disyuntiva. Si hacerle caso, si hacerle caso pero volver antes de los seis meses, o si hacer otra consulta.....Quizá te parezca exagerada, y pienses q recién empiezo este camino, que no es para tanto. Pero la verdad es que ya llevo varios meses de angustia, y tengo miedo de que sean muchos más.
Es muy reconfortante leerte siempre, no pasé por nada de lo que contás, pero me emocionan tus palabras.
Tenes razón, la vida es corta. Hay que tratar de seguir feliz a pesar de todo.
GRACIAS

Marian dijo...

El mejor consejo es: AGUANTÁ. Pero vos lo dijiste mejor. GRACIAS!!!

DEYANIRA dijo...

uy..muchos los dijiste vos...pero creo que en este momento me quedo con este:

No dejar de lado proyectos personales...tener paciencia para intentarlo todo pero no dejarlo tyodo por ello...a ver si me explico, no dejar de conectarnos con nuestro lado positivo<. carrera, pareja,etc...que nuestra vida no se resuma en eso: inferilidad...

Es difícil, lo sé, estoy intentando recuperar el eje...hace más de dos años que el primer pensamiento por la mañana y el último por la noche...tienen que ver con la infertilidad y la verdad que desgasta tanto!!!!

resume: VIVIR CON LA INFERTILIDAD...NO VIVIR PARA LA INFERTILIDAD...

Mónica dijo...

Yo las leo y las admiro, porque yo no supe vivir con la infertilidad, sino que viví para la infertilidad, y dejé de lado muchos proyectos personales. No supe hacer otra cosa, simplemente no supe hacerlo.

Mi único consejo, que está en la misma línea que lo comentado en el post anterior es ser consecuente con uno mismo. Yo siempre pensé que no iba a lograrlo. Sin embargo, también supe que nunca me iba a perdonar no haberlo intentado. Así que si bien había llegado a los 26 años sin haber pisado un quirófano, y considerando que no me dan miedo sino pánico, me entregué a las manos de Dios y de los médicos, me inyecté cuanta cosa me dieron, me hice creo que doscientas ecografías transvaginales y las volvería a hacer.

Cuando nació el gordo dije que nunca más iba a hacer alta complejidad, y acá estoy, en la mitad casi exacta de mi betaespera, con tres pollitos conmigo que espero se queden para toda la vida, luchando, llorando y sufriendo, más de una vez, para al menos tener la chance de volver a soñar con otro embarazo. Ojalá lo logre, y si no lo logro, seguiré siendo feliz con Juan y Mateito.

Otra cosa que me parece muy importante, es no minimizarlo: esto no es una mala nota en la facultad o un novio que nos dejó, esto es una imposiblidad real y concreta, en mi caso la peor frustración que me tocó vivir, y la imposibilidad más grande que tuve y tengo. Hay que buscar ayuda, y no todos la encontramos en el mismo lugar. Algunos con su pareja la resuelven, otros suman amigos y otros terapia también. Hay que intentar dejarse ayudar y compartir el dolor con quienes nos aman, y quieren apoyarnos.

Besos

Moni

Anónimo dijo...

La pucha!!!! Que dificil darle consejo a alguien que tiene el objetivo tan marcado. Que te puedo decir yo que cuando perdí el primer embarazo lloré hasta que me canse, que el año que tardo en llegar Juan fue eterno y que nuestra princesita chiquita se hizo rogar casi cino años y hasta que no hice el estudio que yo quería(a pesar de la opinión negativa del medico) no me quede tranquila y busque la orden medica en otro gineco que no era el que me estaba atendiendo!!!! Que decirte??? En uttimo tiempo nuestro paso de ser una busqueda a ser una obsesión, no son mis mejores recuerdos, por eso les digo de corazón, No se pierdan nada!!! y te repito, las cosas lindas de la vida también LLEGAN. Les mando un beso grande a los dos. Clauuuuuuuu

Co! dijo...

Bien pensada tu pregunta...cual es el mejor consejo?
Para mi, tomarse el tiempo antes que llegue el bebe y a dormir hasta la hora que quieras o debas, pues no tienes que bañar y vestir a otra persona en medio!
Y en pleno tratamiento hago como si tuviera el billete ganador de la loteria...termina en la beta...pero son mis mejores dias!

Te deje un mimo en mi Blog por este camino compartido!

Anónimo dijo...

simplemente perfecto todo lo que dijiste. Rescato sobre todo la parte de no descuidar a la pareja. Ellos tambien sufren a nuestro lado y muchas veces son nuestro pilar fortalecedor. Ante todo los amamos. Gracias Dana por compartir siempre tus pensamientos ( tan claros por siempre ) yo, como vos, sigo luchando. Besote. Patricia

Gilda dijo...

Hola Dana, como siempre con tu exelente mensaje. Para mi fue muy dificil. Cuando conocí a C. dije como puede ser que no pueda darle un hijo a la persona que amo. No podía aceptarlo. Desde la primera perdida mi busqueda por información y por respuestas no cesó nunca. Cuando lo conseguimos disfrute del embarazo y también sufrí los 9 meses pensando siempre que algo iba a pasar. Cuando nació Nachito, sufrí tanto fisicamente que dije nunca más. Y sin embargo ahora daría cualquier cosa por conseguir otro embarazo.
La vida nos pone estos obstáculos en el camino, no se porque, pero hay que pasarlos de la mejor manera. Para mi es dificil, es el reto más grande. La edad en mi caso pesa mucho.
Lo que podría decir es no aflojar pese a todo, buscar información, medicos adecuados y gente que haya pasado por lo mismo, que en definitiva son los únicos que pueden entender tu dolor y tu preocupación.
Un beso enorme. Gil.

Gaby dijo...

Que difícil es dar un concejo cuando por lo general soy la que los espera, ahí va : llorar, llorar hasta sentir que no hay mas lagrimas, justo ahí pararse y seguir, no se consigue nada si uno tiene una mochila cargada de angustia y desesperanza, y como bien dijiste esto también va a pasar.
Besos

Katana dijo...

Dana, mi consejo es el mismo que el tuyo, secarse las lagrimas, servirse una buena copa de Torrontez, y sentarse a mirar el atardecer en buena compania. Tu post de hoy tiene una gran sabiduria, solo hay que tener la "sabiduria" de aplicarlo, y eso se logra llegado el momento, cuando uno esta muy sano emocionalmente y totalmente en equilibrio. Y digo llegado el momento porque hay que atravesar las etapas paso a paso para luego entender que hay vida en Marte, o como dice un amigo mio, "mas pa'lante vive gente". eso quiere decir que hay que saber seguir, que aferrarse a las cosas detenidas es alejarse un poco de la vida, y no merecemos que nadie, ni siquiera la infertilidad nos haga eso.

Gilda dijo...

Dana

te dejo un mimo en mi blog.

Besos.

A! dijo...

Dana: Mi consejo, el que me doy hace algunos años... Roderse de gente que vale la pena y que sabe que "el universo es más ancho que sus caderas" (con todo lo que eso implica). Poner pila en todos los aspectos de la vida, porque la infertilidad de un modo u otro pasará, pero lo no vivido no se recupera.
Besos.
Ana.-

mayayo dijo...

Creo que los consejos deberían dividirse según la etapa del ciclo en el que nos encontramos, yo los primeros días soy inconsolable...creo poder afirmar que no hay consejo que me anime... si es bienintencionado mi perversa mente infertil lo convierte en un insulto si lo considero malintencionado puedo ser hasta peligrosa.... durante la betaespera todo cambia de color y veo el mundo de "color de rosa"....

Ahí va lo que creo es un buen consejo..... Pase lo que pase, nos cabree lo que nos cabree, si tiene que ser será si no....... y no puede pasarnos la vida por delante sin darnos cuenta mientras nos tomamos la temperatura para ver si hemos ovulado, o nos tocamos las lolas a ver si es un síntoma..............QUE ABURRIDO!! y cuantas cosas nos vamos a perder!! pero todo esto sin tener la sensación que no hemos agotado todas las posibilidades!!

De todas maneras creo que lo mejor es que inventen una pastillita que nos haga olvidar y vivir hasta que llegue.

Anónimo dijo...

Yo, mas que consejo, puedo decir lo que aprendi a no hacer debido a la infertilidad. Aprendi...
- a no dejar de lado otras cosas. Ser madre es UNA de las cosas que mas quiero, no LA COSA que mas quiero aunque alguna vez asi lo haya pensado y me duela tanto no haberlo logrado aun.
- que no hago CUALQUIER COSA por tener un hijo. He hecho y hago bastante pero hay que respetar los limites que cada una tiene. Una sabe cuales son.
- a analizar y esperar antes de juzgar a gente que pasa por situaciones jodidas y toma ciertas decisiones que no entiendo (siempre y cuando nadie salga muerto y esas cosas tan limite) Se de gente que nos juzga y no entiende lo que hacemos pero nunca pasaron por esto.
- que realmente quiero disfrutar lo mas posible hasta de las cosas mas pequeñas a pesar de un negativo reciente o cualquier otra de estas bonitas noticias que tenemos. No estoy dispuesta a pasarme meses arrastrandome por la vida nunca mas.
- a realmente cuidar al bombon que tengo al lado y que muchas veces, mejor ahorrarse la discusion o la palabra hiriente. Lo nuestro es demasiado grande como para perder el tiempo en discusiones al pedo.
- que ciertas cosas que nos pasan, realmente, no son tan tremendas como para hacerse problemas por ellas (me refiero a esas cosas que te sacan y en realidad son pavadas)
- a ser SORDA a veces!!

Y esto ultimo viene de un cuento:
Una vez hubo una carrera de ranitas. Las ranitas tenian que saltar y saltar por kilometros, nadar otros tantos y finalmente trepar una enooorme montaña hasta la cima. Las ranitas largaron la carrera y al costado del trayecto los demas animales decian: "nunca van a llegar", "es al cuete, no tienen fuerza para hacerlo","ninguna lo va a lograr" "las ranitas no pueden hacer algo asi, no les da!" Y de a una, las ranitas, agotadas fueron abandonando. Todas, excepto una que corrio y corrio y nado y nado y trepo la montaña con gran dificultad, hasta que jadeando llego a la cima y gano.
Y los demas animales dijeron: "que valiente!", "que fuerte es!", "por Dios que aguante!" Y un sapo que pasaba por ahi dijo: "Yo la conozco!!! Esa ranita es sorda!"
Y ese niñas y niños, es mi bonita historia. Esta bueno ya no oir ciertas cosas que no valen la pena!
Besos
Majito

m@rs dijo...

Muy lindo post.

Què decir que no este ya dicho?
Se necesita mucha paciencia, tolerancia, fuerza, suerte... un poco de todo para poder enfrentar este camino.
No descuidar la pareja es una de las mas importantes (si no es la mas importante).
Como bien me dijo una vez mi ginecologa: "los hijos crecen y se van... queda la pareja".

Personal Blogs - Blog Top Sites Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Personal blogs Top Blogs Blogarama - The Blog Directory blogs Personal Blogs
Create blog Anécdotas, historias y relatos TOP 100 WEBLOGS Family Blogs - BlogCatalog Blog Directory