23 de abril de 2007

A alguien le sobra esperanza?

La maldita Esperanza, como es su costumbre, desmantelo la tienda de campaña, recogió sus bártulos y huyo sigilosamente de casa con nocturnidad y alevosía.

Esta idea que voy a proponer no es nueva, solo la estoy refrescando. La Esperanza no es ciega; necesita cierto sustento lógico y emocional para poder subsistir. Un mero deseo como por ejemplo, “quiero viajar en el transbordador espacial”, sin la menor creencia de que dicha realidad pueda ser posible algún día, es un simple pensamiento que no acaba de invocar la presencia de la Esperanza.

La Esperanza necesita un cierto grado de Fe. Debe haber un convencimiento, que puede ser real o imaginario pero ciertamente existente, de que algún suceso puede ocurrir. Basta con la mera “potencialidad” del hecho. Y la Fe viene del Conocimiento. Yo no puedo tener fe en que no me voy a mojar si me pongo debajo de la lluvia porque se que el agua indefectiblemente moja.

Pero al extender mi mano para abrir la canilla de la cocina de mi casa, debido a que Sé que ese procedimiento normalmente produce agua, tengo Fe que funcione y por lo tanto, Espero llenar mi vaso de agua.

Ese mecanismo lógico es muy comodo porque nos ahorra muchas sorpresas y si bien en cada esquina nos acechan los Inesperados, el resto del día normalmente transcurre entre esos parámetros de la Esperanza. En cierto modo, creo que esa es la esperanza creadora; una fuerza que atrae.

Alguien me preguntaba si conocía algún Banco de Esperanza pero mi problema es que, debido a mis conocimientos anteriores en el tema de la infertilidad, no solo no conozco ningún banco sino que mi reserva actual ha desaparecido. No hay manera de generar ningún tipo de fe en algo que repetidamente termina siendo un dibujo de mi imaginación. Para todos los efectos, tengo tanta esperanza en tener un hijo como en subirme al trasbordador.

Alguien me dijo una vez que para poner en marcha esa esperanza creadora tenemos que pedir como si fuéramos a una tienda y le pidiéramos a la empleada un pantalón para probarlo. Ni se nos pasa por la mente que la empleada va a decir “no te lo doy”; es casi una orden, disfrazada formalmente de cortes solicitud. Me gustaría saber como hago para mirarlo a los ojos al Destino y decirle, como quien no quiere la cosa, “Dame a mi hijo”.


Blogalaxia Tags:

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Dana, pensé mucho antes de escribisrte este post, y en verdad no se como lo vas a tomar, por el momento en que estas, o si es el momento, si piensas que es una tontería pues has como que nunca lo leíste ok?
He escuchado por boca de mi hermana, de sus ex-cuñadas y de una amiga que cuando no podían embarazarse acudian con una viejita que "soba" según ella los bebitos no anidan por que tienes la matríz fria y la parte baja de la espalda abierta, entonces ella te soba, te pone "ventosas" sabes que es eso? bueno con unos frascos calientes te los pone en la parte baja de la espalda, te vendan, te ponen un parche y te da a tomar unos té de poleo, té de tila ya sabes remedios y unos aceites,no puedes usar tacones y también soban al esposo a ellas les ha funcionado dice mi hermana que mi primera y tercer sobrina son las hijas de las sobadas, y los demás niños también, yo acabo de ir, ya se que te puede sonar super tonto y me diras que como te digo esto despues de que la ciencia hizo su trabajo pero quería compartirte esta informacion tal vez alla conozcas alguien en los barrios latinos que lo haga, mi deseo es que tengas toda la informacion pósible y que conozcas también otras opciones.

Con Cariño, Judith

Dana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dana dijo...

Hola, Judith,
Gracias por el post. Yo soy muy abierta a probar lo que sea (especialmente a estas alturas...). Lo que no se es donde encontraria una "viejita que soba" pero mantendre los oidos abiertos.
Te mando un beso,

Dana

Mónica dijo...

Dana... llegué de vacaciones y vi tu noticia y te confieso que no lo esperaba...

Mirá... como sobrar, sobrar.... esperanzas no me sobran... pero te aseguro que de lo que tengo te voy a dar un poquito... quedate tranquila... contá con eso.

No se me ocurre cómo contagiarte, aunque sí puedo compartir con vos como hacía yo para juntar fuerzas nuevamente para seguir... miraba los ojitos de algún bebé... y pensaba en el mío. Yo te presto los de mi adorado Mateo para que a través de los suyos puedas ver a tu hijito que te está esperando.

Un beso grande desde BA.

Moni

Dana dijo...

Moni, me hiciste emocionar... Gracias por tus palabras.

Dana

Personal Blogs - Blog Top Sites Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Personal blogs Top Blogs Blogarama - The Blog Directory blogs Personal Blogs
Create blog Anécdotas, historias y relatos TOP 100 WEBLOGS Family Blogs - BlogCatalog Blog Directory