6 de diciembre de 2006

Hablando de hombres

Ayer con sorpresa descubrí que uno de los participantes de este blog es hombre. Y digo con sorpresa porque los hombres no suelen escudriñar entre las bambalinas de hormonas y estimulantes de ovarios. Esta claro que el tema de la infertilidad es una cuestión de dos aunque ninguno de los dos sepa por donde le vienen los tiros pero no estoy segura de que la falta de comprension de ese concepto sea la razón por la cual los hombres no participan en los foros…

Detesto generalizar y seguro que meto la de andar si digo “los hombres” esto o las “las mujeres” aquello, pero algo genérico (perteneciente al genero masculino) debe haber para que el liderazgo absoluto de la infertilidad la llevemos las mujeres. Sin embargo, optare por el método del caso (más seguro y políticamente correcto), de donde seguramente no podremos obtener ninguna conclusión general, porque así de peculiares somos los seres humanos.

En nuestro caso, tengo el apoyo absoluto e incondicional por parte de O.; el me escucha, me acompaña al medico, me toma la mano, me dice que me quiere, me pregunta si todavía la temperatura sigue alta o cuando comienza la “semana mágica” y sigue todas mis instrucciones al pie de la letra. Pero no se si quisiera discutir con el los efectos de la progesterona, las ultimas investigaciones sobre la maca o los protocolos de acupuntura. Ya con una obsesa compulsiva y fanática del control en la casa, basta. O. me baja a tierra y me estabiliza; me ayuda a ver el bosque, yo me pierdo entre los árboles. Somos así, un complemento; yo soy de letras, el de números. Cuando a el lo operaron de la vista, yo fui la que pase meses leyendo, entrando a foros, analizando estadisticas, centros medicos y sopesando cada riesgo, mientras el se limito a sacar cita en el medico y presentarse el día de la operación (porque no podía mandar los ojos por correo).

Y seamos realistas, las FIVs suceden en el cuerpo de la mujer y el hombre no puede ser sino acompañante en el camino. Estoy filosóficamente a favor de la privatización pero hay tareas que, para bien o para mal, no pueden ser tercerizadas. El hombre, aunque solo tenga tres espermas, le basta con presentarse el día de la extracción de óvulos, ir al baño y llenar un tarro mientras que la mujer tuvo que tomar vitaminas, pincharse la barriga durante dos semanas, tirarse patas arriba en la camilla del medico cincuenta y cinco veces, aguantar a las enfermeras, someterse a anestesia, hinchazón, perdidas, retención de líquidos y rezar para que no haya complicaciones.

Quizá sea mi espíritu indómito e independentista pero, si bien me parecen muy tiernas las historias compartidas, en mi caso personal favorezco la división de tareas; prefiero a un esposo mirando desde arriba, siempre atento y con una sonrisa de aliento pero dándome un tironcito cuando ve que me pierdo en la espesura del monte, que alguien caminando a mi par, porque siempre tendría miedo de encontrar un pozo y hundirnos juntos.
Allí, mi amor, arriba y subido a un helicóptero de ser posible, me viene bien…

7 comentarios:

clam dijo...

impecable, prefiero lo mismo y por eso elegí a Char!!!!!!
Besitos
Cala
calamu@gmail.com

Anónimo dijo...

Dana,
encontre este blog por casualidad y no puedo parar de leerlo!!
Te felicito realmente por tener la habilidad de poder poner en palabras y de manera tan grafica, todo aquello que siento y me resulta tan dificil expresar!
Coon respecto a los hombres, siempre senti que era injusta el reparto de tareas, pero tambien hay que recordar que hay algunos que no la pasan tan bien, y deben someterse a operaciones para curar el varicocele, y luego estar sentados sobre una bolsa de hielo por una semana- Otros deben someterse a punciones testiculares, en fin..de todas maneras, son la minoria, y en el caso de mi amado marido, solo le toco divertirse un rato con un frasquito.
Nunca habia pensado en esto, pero la realidad, creo que por estar los dos tan simbioticos, hemos caido en el mismo pozo y costó salir!! Me llamaste a la reflexion, y quizas sea hora de encarar las cosas de otra manera...
Te mando un gran beso desde Argentina y felicitaciones nuevamente!!!

Ro

Anónimo dijo...

Hola Dana,
supongo que el este último blog lo has escrito en referencia a mi... Tu punto de vista como mujer "indómito e independentista" no lo comparto, aunque entiendo todo lo que explicas porque entiendo tu dolor.
Dices que "...las FIVs suceden en el cuerpo de la mujer y el hombre no puede ser sino acompañante en el camino..." y sí tienes razón, pero a lo mejor este acompañamiento puede ser tan duro o más que el dolor físico que la mujer pasa durante el tratamiento de una FIV. Y no todo se reduce, como quieres dar a entender, a un momento de asqueroso placer masturbándote en un baño.
Vuelvo a repetirte, como ya te dije en un post anterior, que una FIV es cosa de dos, y que en caso de caer al pozo lo mismo puede caer uno que el otro que los dos a la vez.
Siempre le digo a mi mujer que yo le cambiaría 50 pinchazos por cada uno que le dan a ella, porque el dolor físico en horas o días acaba desapareciendo, aunque el dolor de una biopsia testicular tampoco se lo deseo a nadie. En cambio, el dolor psíquico puede perdurar durante años, muchos años...
Espero no haberte ofendido con mis palabras que espero que respetes y comprendas al igual que yo respeto y comprendo las tuyas (no se trata de levantar ninguna bandera machista ni feminista), sino intentar comprender el papel de cada uno con esta batalla que nos ha tocado vivir.

Ánimo a todas y a todos...

Dana dijo...

Je, je, yo sabia que este post iba a ser polemico...
Que viva la diversidad!!

Un abrazo a todos,

Dana

David dijo...

Hola, para empezar debo felicitarte por tu forma de escribir(soy uno mas de los que lo hace pero es imposible dejar de hacerlo), segundo soy hombre y como tal debo decir que acepto mi realidad de ser solo un observador, que por mas que quiera no puedo hacer lo de mi mujer, eso me obliga a comprometerme con ella, asi como ella se compromete con el tratamiento y de eso se tratan las parejas, de apoyarse y de complementarse ya que esto excede a hombres y mujeres, es como todo en la vida donde cada uno es importante haciendo justamente lo que le corresponde, por ejemplo una pareja lesviana, una se pincharia, etc, etc, y la otra acompañiaria... y serian las dos mujeres! o algo mas vano como manejar un auto, uno tiene el volante y el otro mira carteles, asi se llega siempre a buen destino, si uno se duerme estan listos! Asi es que me saco el sombrero por las mujeres y su irrefrenable espiritu y por los hombres de pechos anchos y aliento interminable.
Saludos, esperanzas, entendimiento y amor.

Dana dijo...

Hola, David, bienvenido y feliz año!!
Tal como lo decis, amor es la palabra clave...

Cariños,

Dana

marinax dijo...

"Asi es que me saco el sombrero por las mujeres y su irrefrenable espiritu y por los hombres de pechos anchos y aliento interminable."
y todo el mundo sin sombrero, caramba!

la discucion en mi matrimonio se ha dado por precisamente mi marido creer que "me acompaña" en lugar de saber que "lo hace conmigo" o sin mi... pero nunca como un mero observador.
es decir, esto no es un favor que él me hace (como abrirme la puerta del taxi) sino es algo que hace por él mismo tambien (como cargar las bolsas del super... o acaso solo yo como lo que compramos??)

Personal Blogs - Blog Top Sites Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Personal blogs Top Blogs Blogarama - The Blog Directory blogs Personal Blogs
Create blog Anécdotas, historias y relatos TOP 100 WEBLOGS Family Blogs - BlogCatalog Blog Directory