3 de marzo de 2010

¡Mamá! ¿puedo meter las manos en el enchufe?



Cuando una esta embarazada; que digo, ANTES de concebir, una tiene todos los planes de cómo va a criar a su hijo. Las infértiles jugamos acá con ventaja: tenemos AÑOS para planificar la crianza, organizar cumpleaños e imaginar todas esas conversaciones profundas que tienen los chicos con sus padres en las películas. Cuando el chico nace, las expectativas van bajando y llega el punto en que una se siente, no sólo conforme, sino satisfecha tan sólo con que el niño esté vivo.

El ser humano parece ser el más adoquín de todas las razas. Cuando nace un perro, nadie le dice al cachorro que no tiene que tirarse de la punta de una escalera hacia abajo; el perro intuye que a lo desconocido debe aproximarse con precaución y se acerca con cautela hasta el borde del primer escalón, lo husmea, aventura una pata y, si la situación es propicia, hasta toma impulso hacia el segundo. Cuando un bebé empieza a gatear (hoy, en el caso de Maxi) comienza a generarse el pánico del medioambiente. “!Señora, tenga cuidado!! que su niño puede: 1.- tirarse desde adentro de la cuna hasta el suelo; 2.- meter los dedos en el enchufe (aún no imagino exactamente cómo); 3.- agarrarse los dedos con una puerta y/o cajón; 4.- enredarse en una cuerda; 5.- encontrar cualquier objeto pequeño y olvidado e introducírselo en la nariz; 6.- ahogarse debajo de una alfombra; 7.- empujar un mueble y tirárselo encima; 8.- golpearse con las puntas de los muebles o 9.- todo lo de más arriba.

Por eso existe toda una industria del plástico destinada a venderte tapones para los enchufes, pinzas para tapar el inodoro, fundas para los cables y muebles redondos. Como si eso fuera poco, existen numerosas empresas consultoras, que van a la casa de una a decirte lo mal que lo estás haciendo como madre; es decir, te dicen como tu hijo se puede subir a una silla usando su peluche como escalón; de allí, pasar gateando a la mesada de la cocina, abrir una puerta del gabinete y vaciarte en un santiamén toda la botella de whisky añejo que estabas guardando para una ocasión especial. Previo pago de suculentos honorarios, te dejan una lista de tareas, que incluye, seguramente, tapar la chimenea, alumbrarse con la luz del sol y tirar los cactus de la ventana.

Mi madre se ríe de todo eso pero he de decir que en casa éramos muy independientes. Yo aprendí a leer a los tres años y ese mismo año me escapé de casa a buscar nuevos horizontes. Poco me duró la aventura ya que me encontró un vecino paseando risueña por la peatonal, a una cuadra de mi casa y me regresó a mis padres.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, no sé si atar a Maxi a la pata de la cama hasta los quince, leerle un manual de instrucciones para la vida casera o contratarle un guardia de seguridad permanente. ¿Alguien se anima a dar algún consejo?





Blogalaxia Tags:

13 comentarios:

Marian dijo...

dejalo ser. eso sí, miralo de cerca!!!!

Anónimo dijo...

Los niños tienen un angel protector, dejalo VIVIR, sino preguntale a la madrna de Luli, que me la esta haciendo todo terreno mientras yo.... sigo con los CUUUIIIDADDDO!!!!. Besos. Deja que su vida fluya. Clau

Verte dijo...

Que se yo, es como que vas desarrollando una capacidad de mirar para todos lados y estar siempre alerta, cosa que aplica cuando estás con niños propios y ajenos.
Pero hay madres que cultivan el chupahuevismo, se sientan en un restaurant, sueltan los pibes y que se los cuide el ángel de la guarda.
Felicitaciones a Maxi (ahora viene lo peor, esperá que camine...)

Gabi dijo...

No hay consejos...basta con no vivir en un duodécimo piso con ventanas sin protección. El resto, sentido común, instinto materno (¡y paterno!)que hace que medianamente intuyamos cuándo el niño se propone cruzar la autopista a la hora pico, y la diaria oración al ángel de la guarda. Esto último cabe también cuando son adolescentes y empiezan a salir, cuando son adultos y rezamos para que el cónyuge no los maltrate demasiado, cuando son maduritos y oramos para que se cuiden el colesterol, etc., etc., etc..- Besos y suerte.
Gabi

carmen dijo...

No se que decirte,yo soy partidaria de dejarle explorar (eso si,estando siempre pendiente).
Yo siempre digo que los niños se tienen que caer,y darse golpes porque eso les hace aprender.
Antes teniamos los columpios en los parques ¡Que eran de hierro! Y si te caias,caias al cemento puro y duro...ahora tienen hasta el suelo acolchadito...no se.
Un beso.
Carmen.

buscando ser mamá dijo...

jejeje, pues no dejar de mirarlo supongo que es lo mejor, y mucho plástico.

Anónimo dijo...

Trata que la casa sea lo mas segura posible, para que no quden cosas con riesgo de muerte para ambos. Para el y para las cosas digo. Y despues que se golpee, que e sla unica forma de aprender. Sino despues sufre mucho mas porque todo le da miedo. Y cuando se golpee la bola justa, no hagas mucho drama, asi no se pone mal el. Suerte! Cande

Maria Laura dijo...

yo me uno al consejo de marian , pero corro con desventaja aun mi joaquin no nacio ... besote grande

Anónimo dijo...

Hola, tanto tiempo!
La casa se convierte en minimalista, buscá un lugar donde quieras que gatee, retirá o elevá algunas cosas que creas peligrosas para Maxi o por las roturas y dejalo que explore, es como un corralito gigante. Me encantan cuando empiezan a gatear y por fin pueden alcanzar lo que tantas veces veían y deseaban tocar, Emanuel lo primero comprimió entre sus dedos fué mi precioso potus...son muy imprevisibles! Disfrutalo, Besos
M A

Anónimo dijo...

Hola, tanto tiempo!
La casa se comvierte en minimalista, Buscá un lugar donde quieras que gatee, retirá algunas cosas y elevá otras, las que te parezcan peligrosas para Maxi o por las roturas, es cómo un corralito gigante, y dejalo que explore. Me encantan cuando gatean porque al fin pueden alcanzar lo que siempre veían y deseaban, Emanuel lo primero que comprimió entre sus dedos fué mi precioso potus, que seguro que lo venía viendo desde un tiempo. Disfrutalo exporando por su casa, Besos
M A

Maydi dijo...

Me gustó mucho tu post, me representa, aunque soy mamá de una nena de año y medio! y aveces sigo preguntandome lo mismo.
Lo que más gracia me dio fue los años que tenemos de ventaja las infértiles para planer la crianza. Genial!

Dana dijo...

Gracias a todas!!

Mrs. Fruticienta dijo...

mmmm. estamos en la misma. con la diferencia de que :
a) tengo mellizos
b) tienen una facilidad para encontrar cantos filosos
c) no le tienen miedo a nada.

te recomendaria un implante de tres pares de ojos mas! aajaa
Besos!

Personal Blogs - Blog Top Sites Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Personal blogs Top Blogs Blogarama - The Blog Directory blogs Personal Blogs
Create blog Anécdotas, historias y relatos TOP 100 WEBLOGS Family Blogs - BlogCatalog Blog Directory