4 de agosto de 2009

Cuatro Meses

Maxi ya cumplió cuatro meses, pesó seis kilos y medio y midió cincuenta y pico centímetros. Le gustan más las luces y el televisor que los juguetes y sonajeros pero su actividad favorita es la conversación. Desde que termina su mamadera de las seis o siete de la mañana, no deja de hablar en un lenguaje extraño que contiene muchas vocales. Creo que debe ser arameo y estoy trabajando horas extras en un código de traducción.
Si bien no llego a comprender todo lo que dice, sé que le gusta la conversación y no el monólogo, porque mira, expectante, con ojos risueños y espera que una le diga algo. Le encanta, por sobre todas las cosas, que le hagan preguntas, ya que le dan pie a explayarse en una mayor descripción de los hechos. Si después de la pregunta, digamos, por ejemplo, “¿cómo te fue hoy?”, una, además, se sonríe, Maxi larga una carcajada y luego contesta con un sonoro “ningueeeeiii”.

Es un chico, evidentemente, muy listo y por ello, juega con ventaja: yo no le entiendo ni papa pero él me entiende a mí. Cuando le pregunto, por ejemplo, “Maxi, ¿querés venir a bañarte?” y a pesar de disfrazar la pregunta con una amplia sonrisa, cual lobo feroz después de haberse zampado a la abuela, él me mira con ojos llorosos, extiende el labio de abajo por sobre el de arriba, en señal de “puchero”, y me grita “aaaiii”.

Recuerdo con angustia repulsiva los días de las beta-esperas. Y luego que la beta siguiera subiendo cada dos días. Y luego que pudiera pasar el primer trimestre. Y los análisis. Y las 28 semanas. Y la incubadora. Y recuerdo que las que, entonces, eran madres, me decían “olvidate ya, siempre va a haber algo para preocuparse: los dientes, la fiebre, el resfrío, el primer día de colegio”. ¡¡Mentira cochina!!! Es otra de esas falacias inventadas por quienes nada saben de la infertilidad. Nada, nada se compara con una beta-espera. Nada (asumiendo que una tiene un bebé normalmente sano) se asemeja al miedo de que tu hijo deje de existir. Así, “puff”, en un soplo. Hoy estoy, mañana ya no. Los niños son mucho, mucho más resistentes que los embriones…



Blogalaxia Tags:

16 comentarios:

MAE dijo...

Hay Dana cada vez que te leo me eriso porque tus palabras me llegan hasta el fondo de mi ser...
Te sigo desde hace mucho y tu historia me llena de esperanza...
Yo llevo muchas beta esperas en mi haber...con dos + que se desvanecieron (como duele)...pero lo importante es seguir pa lante...
Un abrazo
MAE

Maria Laura dijo...

hermosas tus palabras Maxi te hizo mejor escritora aun... y es cierto como duele la betaespera... no hay comparacion... un beso grande

Gaby dijo...

Nada se compara con ese dolor, pero estoy segura, aunque sin comprobacion, que nada te da tanta felicidad como tu hijo en brasos.
Besos

Flor dijo...

Aún no conozco el sentir la betaespera, pero con sólo imaginármelo me da miedo. Si conozco la espera eterna de mi hijo, y esa muy guacha también duele!! En fin, ya llegará imagino...
Qué lindo lenguaje el de Maxi!!

Verte dijo...

Puede ser....pero que se enferme un hijo, esperar un resultado de un análisis o que le pase algo, por boludo que sea, es mil veces peor que la betaespera.
Hace unos meses tuve que hacerle una radiografía al mío porque se había caído. No respiré hasta que no salió el traumatólogo placa en mano y dijo que tenía todos los huesos sanos.
Abrazos

martin goldszein dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dana dijo...

Entiendo tu punto, Verte... Supongo que depende tambien de la gravedad del tema y lo mio fue una generalizacion, por eso aclare que asumia que el niño estaba razonablemente sano. Si la vida de Maxi estuviera en riesgo, mi corazon se pararia. En mis/sus 15 dias en neonatologia, llore casi cada dia, unos dias porque lo veia entubado, otros porque no queria comer y otros porque no le encontraban la vena para el suero... Pero tambien fueron unos dias increiblemente felices. Lo miraba dormido en su incubadora cada dia, respirando tranquilo y no podia creer que el era, en realidad, mi hijo. ¿Quien es la mama de Max? preguntaba una enfermera y yo tarde 5 segundos en darme cuenta que me llamaban a mi. Miraba, incredula, ese milagro y me reia sola.
Es como que con los hijos una vive lo bueno y lo malo; cuando una tiene embriones, solo se vive lo malo... Una vez. Y otra vez. Y otra...

buscando ser mamá dijo...

Me encanta leerte, y me gusta mucho que hagas referencias la infertilidad y no te olvides del todo. Aunque sin dejar de disfrutar el momento actual.
Creo que nadie que no lo haya pasado va a comprender este mundo, por mucho que gritemos.

Besos.

Setembro dijo...

¡Felicidades por esos cuatro meses juntos!
En cuanto a lo de la betaespera, yo, si todo va bien, tendré la primera desde finales de agosto. Hasta ahora he sido muy fuerte y muy valiente encajando las noticias, pero con sólo pensar en que pueda tener un negativo, me tiemblan las piernas.

Kickucita dijo...

Danita, me hiciste llorar. Cuanta verdad en tus palabras. Creo que nada se compara con el camino que nos toca vivir, y las "conejas" como les dice Natie, lo entienden menos que menos. Pero siempre hay algo peor, eso me consuela, y hace que trate de valorar lo que tengo, aunque el vacio de esos fragiles embriones que ya no estan a veces no me deje respirar.
te quiero amiga y me alegra que puedas hoy dialogar con tu hermoso milagro.
mil besos
ki.-

Vicky dijo...

Cuando escribis describiendo la relacion con tu baby parece como si te estuviera viendo. Que bueno que estes disfrutando al ¨maximo¨ de tu Maxi que por cierto demoro en venir pero te quedo perfecto jaja

Besos
Vicky

Natie dijo...

Yo diría que nada se compara con el dolor de querer y no poder tener un hijo. De esperar cada mes ese milagro que no llega... y de entregarte en cuerpo y alma al sistema médico, que hacen del milagro de ëngendrar" una rutina, quitándole mucho de magia. Nada se compara con una punción, que no sabés si hay óvulos 'viables", con tres días de eserpa para ver si hay embriones, con la transferencia y la betaespera..y si... es duro esto de la maldita infertilidad!.
Besos, Natie:
Feliz cumple-mes para Maxi también. Le lleva un mes y un kilo a mi Tobias. Qué le das de comer??? de prematuro no tiene nada!

Co! dijo...

Que bueno que sea charlatan! me encanta! Disfrutalo! El se merece todo tu tiempo.

Lila. dijo...

Nació Catalina … la felicidad es inmensa.
Estoy feliz pero agotada… van a ser dos meses que me levanto cada tres horas para darle de mamar, tengo los pechos como cisternas, están el triple de su tamaño, hinchados, pesados y chorrean. No hay blusa que aguante la presión en el 2º y 3º botón.
Para completar mi cansancio tengo problemas con mi marido porque ya no soporto a mi suegra. Creo que es un odio hormonal y puerpérico.
Mi esposo dice que la que se perjudica es Catalina porque no ve a sus abuelos Yo le digo que por ahora lo más importante para ella es que sus padres se lleven bien, y, en rigor de verdad, que la madre esté bien para que esté bien la teta que es lo que más le interesa.
_ Bueno, pero si no está la teta estará la mamadera- me dijo y me dejó helada.
_ Por qué no te vas un poquito a la m…- le dije acaparada en mis, aún vigentes, derechos de madre reciente.
Ahora voy a comprar la Nutrilón 1 y lo voy a levantar cada tres horas a ver cuanto aguanta.
Y yo que pensé que la cuarentena era un mito pasado de moda.

Lila. dijo...

Nació Catalina … la felicidad es inmensa.
Estoy feliz pero agotada… van a ser dos meses que me levanto cada tres horas para darle de mamar, tengo los pechos como cisternas, están el triple de su tamaño, hinchados, pesados y chorrean. No hay blusa que aguante la presión en el 2º y 3º botón.
Para completar mi cansancio tengo problemas con mi marido porque ya no soporto a mi suegra. Creo que es un odio hormonal y puerpérico.
Mi esposo dice que la que se perjudica es Catalina porque no ve a sus abuelos. Yo le digo que por ahora lo más importante para ella es que sus padres se lleven bien, y, en rigor de verdad, que la madre esté bien para que esté bien la teta que es lo que más le interesa.
_ Bueno, pero si no está la teta estará la mamadera- me dijo y me dejó helada.
_ Por qué no te vas un poquito a la m…- le dije amparada en mis, aún vigentes, derechos de madre reciente.
Ahora voy a comprar la Nutrilón 1 y lo voy a levantar cada tres horas a ver cuanto aguanta.
Y yo que pensé que la cuarentena era un mito pasado de moda.

LAU0028 dijo...

Gracias a Dios que son mucho mas resistentes!!!! y si, aunque a veces uno lo olvida, la betaespera es terriblemente larga e incierta... un besote a ambos!!!

Personal Blogs - Blog Top Sites Blogalaxia BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Personal blogs Top Blogs Blogarama - The Blog Directory blogs Personal Blogs
Create blog Anécdotas, historias y relatos TOP 100 WEBLOGS Family Blogs - BlogCatalog Blog Directory